10/03/2024HÍGADO GRASO NO ALCOHÓLICO. NUEVO TRATAMIENTO

El hígado graso no alcohólico es un tipo de hígado graso que no está relacionada con el consumo de alcohol. Se caracteriza por la acumulación de vacuolas de grasa en el citoplasma de los hepatocitos y se caracteriza por presentar unas lesiones hepáticas similares a las producidas por el alcohol en sujetos que no consumen cantidades tóxicas de éste.

Existen dos tipos:

  • Hígado graso simple: Hay grasa en el hígado (MED LINE PLUS; 03. 24), pero poca o ninguna inflamación o daño en las células del hígado. En general, el hígado graso simple no es demasiado serio como para causar daño o complicaciones al hígado
  • Esteatosis hepática no alcohólica: Existe inflamación y daños en las células del hígado, y grasa. La inflamación y el daño de las células del hígado pueden causar fibrosis o cicatrización del hígado. La esteatosis puede causar cirrosis cáncer de hígado

TRATAMIENTO

Para el hígado graso no alcohólico, se recomienda perder peso. Bajar de peso puede reducir la grasa, la inflamación y la fibrosis en el hígado. Si su médico cree que un medicamento es la causa del hígado graso, debe dejar de tomarlo, puede empezar por  bajar la dosis de la medicina sospechosa en forma gradual, y puede ser que deba tomar otro medicamento en su lugar. Aporte de Vitamina E.

No hay medicamentos que hayan sido aprobados para tratar el hígado graso. Los estudios están buscando si un determinado medicamento para la diabetes o la vitamina E puede ayudar, pero se necesita mayor investigación.

Muy recientemente Medscape ha publicado los buenos resultados que pueden obtenerse con Semaglutide (Semaglutide Cuts Liver Disease Severity in People With HIV—Inyecciones semanales reducen la grasa del hígado un 31 % en 6 meses, por Tara Haelle, Contributing Writer March 8, 2024),

Jordan Lake, MD, MSc, of UTHealth Houston, en la reciente  Conference on Retroviruses and Opportunistic Infectionsopens in a new tab or window, apoyó estos rrsultados

La MASLD, anteriormente llamada enfermedad del hígado graso no alcohólico, es común entre las personas con VIH y probablemente actúa con la infección por VIH para acelerar la lesión hepática y la disfunción orgánica, dijo Lake. La acumulación de depósitos de grasa en el hígado puede causar inflamación y daño celular que puede contribuir a enfermedades cardiovasculares y hepáticas.

La semaglutida ha demostrado beneficios en personas con esteatohepatitis no alcohólica (ahora esteatohepatitis asociada a disfunción metabólica), y el estudio SLIM LIVER tuvo como objetivo determinar si podría mejorar las constantes o métricas  hepáticas en personas con VIH

El VIH es profibrogénico, por lo que con la hepatitis C, la hepatitis B, el alcohol y las grasas, hay más cirrosis en las personas con VIH…» David Lee Thomas, MD, MPH, de la Escuela de Medicina Johns Hopkins en Baltimore, dijo «Sabemos que podemos tratar dos de los cuatro (la hepatitis B y la hepatitis C) y prevenir esos resultados, pero hasta ahora no hemos tenido un tratamiento para la enfermedad del hígado graso». Probablemente consideraremos este estudio como uno de los momentos más importantes y cruciales en los que replanteamos la forma en que abordamos la enfermedad hepática esteatósica»….»Hay muchas preguntas pendientes sobre cómo suspender las dosis, sobre a quién tratar y durante cuánto tiempo, como tratar y ese tipo de cosas», añadió a MedPage Today. «… al principio, ver que existe una asociación clara con la reducción de grasa es fantástico. Ahora debemos preguntarnos: ¿eso también se asocia con reducciones de la inflamación? ¿o se asocia con reducciones en el aumento de fibrosis?»

«SLIM LIVER abre en una nueva pestaña o ventana; se inscribieron a 51 adultos con VIH en tratamiento antirretroviral supresor (TAR) que tenían una circunferencia de cintura elevada de al menos 95 cm para los hombres y 94 cm para las mujeres. Los inscritos tenían resistencia a la insulina o prediabetes y al menos un 5% de contenido de IHTG en la fracción de grasa  (PDFF) de MRI.

Los participantes incluyeron 57% hombres, 37% mujeres cis y 6% mujeres transgénero. Tenían una edad promedio de 52 años, un índice de masa corporal (IMC) promedio de 35 y una circunferencia de cintura promedio de 114 cm. Un tercio de los participantes eran negros, el 39% eran hispanos, el 27% eran blancos y el 2% eran nativos americanos/ de Alaska.

Un total de 49 participantes completaron el estudio, que incluyó semaglutida subcutánea semanal en dosis crecientes: 0,29 mg durante 2 semanas, seguido de 0,5 mg durante 2 semanas y luego 1 mg durante 20 semanas.

Más de la mitad de los participantes (58%) tuvieron al menos una reducción relativa del 30% en el contenido de tiglicéridos intrahepáticos ( IHTG ) , y el 29% de los participantes tuvieron una resolución completa de MASLD, definido por un contenido de IHTG inferior al 5%. Las mayores reducciones en IHTG se observaron en mujeres, participantes blancos hispanos y no hispanos y personas de 60 años o más.

Los participantes experimentaron una pérdida de peso media de 7,8 kg (17 libras) durante 24 semanas. Las mejoras en IHTG se correlacionaron con la pérdida de peso (r = 0,54, P <0,0001). Los 38 participantes que perdieron más de 2,27 kg (5 libras) tuvieron una pérdida absoluta media del 5,1% de IHTG, una reducción relativa del 39%.

Otros parámetros metabólicos también mejoraron significativamente. El cambio en la glucosa fue de -9,9 mg/dL (P<0,001) y el cambio en HbA1c fue del -0,3% (P<0,001). La resistencia a la insulina mejoró con un cambio de -1,5 en la Evaluación del modelo homeostático para la resistencia a la insulina (HOMA-IR) (P<0,001). El cambio en los triglicéridos fue de -26,8 mg/dL (P<0,007). El colesterol total se redujo en 4 mg/dL, con una reducción de 1 mg/dL en el LDL y un aumento de 2 mg/dL en el HDL, pero ninguno de los cambios en los lípidos fue significativo.

Si bien se observaron mayores reducciones de glucosa en mujeres, participantes negros y personas de 40 años o más, se produjeron mayores reducciones de triglicéridos en hombres, participantes hispanos y personas menores de 40 años.

Un participante abandonó debido a náuseas, pero la semaglutida fue en general bien tolerada, con dos eventos adversos de grado 3 posiblemente relacionados y ninguno de grado 4.

El trabajo futuro evaluará los cambios en las vías inmunológicas e inflamatorias de los agonistas del receptor GLP-1 en esta población, dijo Lake. Es importante determinar los efectos secundarios como la pérdida de masa magra, la durabilidad del beneficio y las estrategias para mantener el beneficio.

Categorizado como:

Sin categoría36
Volver a ARTÍCULOS
Especialista en enfermedades del aparato digestivo y patología nutricional Télf: 932 093 522  -  609 309 977 C/ Vía Augusta, 158, 4º - 08006 Barcelona ver en el mapa