Reflujo gastro-lafríngeo-faríngeo. Inhibidores de la bomba de protones?. dieta?, agua alcalina?

 11 septiembre, 2017
tos-cronica

El reflujo gastro-lafríngeo-faríngeo también conocido como reflujo laríngeo- faríngeo provoca una patología variada que abarca la esfera digestiva y otorrinolaringológica. Enfermos con este reflujo pueden sufrir desde nauseas, vómitos, anorexia a afonía, disfagia, tos, esofagitos, faringitis,  laringitis, ..etc.

Estamos viviendo un época en la patología del aparato digestivo de abuso de medicamentos basados en la inhibición de la bomba de protones ( Omeprazol y similares). Sin duda su uso debería ser frenado en beneficio de los propios enfermos y del erario público destinado a sanidad..

Por ello es muy importante leer el artículo que menciono a continuación o bien el resumen que publico.

Según un estudio retrospectivo publicado el 7 de septiembre en JAMA Otolaryngology-Head & Neck, la dieta conocida como mediterránea y con ingesta de  agua alcalina mostró una mejoría significativamente mayor en los síntomas de reflujo laringofaríngeo (LPR) que con el tratamiento con inhibidores de la bomba de protones (IBP)

«Este estudio indica que, al complementar con agua alcalina una dieta de estilo mediterráneo, hay un  control efectivo y mejoría  de los síntomas como se define por el RSI (Índice de Síntomas de Reflujo) puede obtenerse sin el uso de Omeprazol y similares (IBP).

Escriben Craig H. Zalvan, MD, de New York Medical College en Valhalla, y sus colegas: «Otros beneficios de este enfoque basado en la dieta incluyen una disminución de riesgo y un mejor control de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer, además de evitar los riesgos de interacción con drogas».

Los investigadores analizaron retrospectivamente los historiales  médicos de dos cohortes de diferentes períodos de tiempo que recibieron diferentes tratamientos por sufrir un reflujo gastro laringo faríngeo (LPR). Una cohorte de 85 pacientes, de 2010 a 2012 con una mediana de edad de 60 años, tomó esomeprazol dos veces al día o dexlansoprazol al día. También siguieron las precauciones dietéticas estándar de reflujo, incluyendo evitar el café, té, chocolate,Soda, alcohol y alimentos grasientos, fritos, grasos,  picantes.obesabebiendo agua 1

La otra cohorte, 99 pacientes de 2013 a 2015 con una mediana de edad de 57 años, recibió agua alcalina y una dieta a base de plantas de estilo mediterráneo al 90%, además de las precauciones estándar de reflujo. Se excluyó a los pacientes con comorbilidades potencialmente confusas, como tos, antecedentes de dolor neuropático o disfonía.

Los investigadores compararon el cambio en las puntuaciones de RSI entre los dos grupos después de 6 semanas de tratamiento. Entre los que recibieron IBP, el 54,1% de los pacientes tuvieron al menos una reducción de 6 puntos en su RSI, la mejoría mínima considerada clínicamente significativa. La reducción promedio en el RSI en todo el grupo fue del 27,2%.

Mientras tanto, el 62,6% de los que recibieron agua alcalina y dieta tuvieron una mejoría significativa en su RSI (diferencia entre los grupos, 8,05; intervalo de confianza del 95% [IC], -5,74 a 22,76). Este grupo tuvo una reducción promedio del 39,8% en RSI (diferencia entre grupos, 12,1; IC del 95%, 1,53 – 22,68).

Los pacientes de ambos grupos presentaban síntomas diferentes, como tos, disfagia, afonía y disfonía, Los autores reconocen que la falta de un patrón oro en las pruebas de diagnóstico gastrolaríngeo-faringeo ( LPR) hace difícil comparar los resultados de los estudios.

«El tratamiento de LPR es polémico», escribe Robert T. Kavitt, MD, MPH, de la Universidad de Chicago, Illinois; los digestólogos  no aconsejan el uso de IBP, mientras que las guías de la Academia Americana de Otorrinolaringología-Cirugía de Cabeza y Cuello sugieren que la mayoría de los pacientes con la condición tomen IPPs dos veces al día durante al menos 6 meses.

«Dado el enfoque contradictorio de las directrices de la sociedades, así como datos limitados sobre el papel de la terapia médica en el tratamiento de LPR, es importante evaluar opciones adicionales que  ofrecer a los pacientes», escribe el Dr. Kavitt…como la que se cita de comnbinar dieta y agua alcalina

Aunque los IBP son el tratamiento farmacológico actual más eficaz para la LPR, los efectos adversos pueden ser un obstáculo para el tratamiento en curso.  «Los inhibidores de la bomba de protones pueden causar efectos adversos como  dolor abdominal, náuseas, diarrea y estreñimiento», escriben el Dr. Zalvan y sus colegas. «Además, se han asociado con una variedad de otros eventos adversos, incluyendo pólipos de glándula fúndica secundarios a hipergastrinemia, hipomagnesemia, hipocalcemia, fracturas óseas, disminución de la absorción de vitamina B12, diarrea y neumonía, aunque la evidencia de la importancia clínica de estos eventos sean limitadas «.

Los autores también señalan un vínculo identificado entre el uso de PPI y un mayor riesgo de infarto de miocardio, demencia, accidente cerebrovascular y mortalidad cardiovascular. Además, se sabe que los IBP interactúan con otros medicamentos,

JAMA Otolaryngol Head Neck Surg. Published online September 7, 2017. AbstractEditorial

HOJA INFORMATIVA, sobre el agua alcalina, obtenida de HealthLine

La palabra  «alcalino» en agua alcalina se refiere a su nivel de pH. El nivel de pH es un número que mide la acidez o alcalinidad de una sustancia en una escala de 0 a 14. Por ejemplo, algo con un pH de 1 sería muy ácido, y algo con un pH de 13 sería muy alcalino.

El agua alcalina tiene un nivel de pH más alto que el agua potable regular. Debido a esto, algunos defensores del agua alcalina creen que puede neutralizar el ácido en su cuerpo. El agua potable normal generalmente tiene un pH neutro de 7. El agua alcalina típicamente tiene un pH de 8 o 9.

BENEFICIOS

El agua alcalina es algo polémica. Muchos profesionales de la salud argumentan en contra de su uso, diciendo que no hay suficiente investigación para apoyar las muchas afirmaciones de salud hechas por usuarios y vendedores. De acuerdo con la Clínica Mayo, el agua regular es mejor para la mayoría de la gente, ya que no hay evidencia científica que verifique plenamente las afirmaciones hechas por los partidarios de agua alcalina.

Sin embargo, hay algunos estudios que sugieren que el agua alcalina podría ser útil para ciertas condiciones. Por ejemplo, un estudio de 2012 encontró que beber agua alcalina con un pH de 8,8 puede ayudar a desactivar la pepsina, que es la principal enzima que causa el reflujo ácido.

Nota del Dr Tormo: en el artículo que he citado y  comentado, la adición de dieta mediterránea baja en grasas y agua alcalina, es tan eficaz como la administración de inhibidores de la bomba de protones.

A vosotros profesionales de la salud: pediatras, generalistas, digestólogos y otorrinos, a decidir; yo me inclino probar primero la dieta baja en grasas y sin otros componentes potencialmente agresivos,  junto con el agua alcalina.

Artículos Científicos
ALERGIAS ALIMENTARIAS
136
CELÍACOS
130
DIARREA CRÓNICA
22
DOLORES DE VIENTRE
129
ENFERMEDADES HEPÁTICAS
9
FIEBRE O TEMPERATURA
9
MASA ÓSEA
5
NUTRICIÓN
246
OTROS DE INTERÉS
149
TRASTORNOS DIGESTIVOS
232
alimentación infantil
204
anemia
6
antibioticos
12
arteriosclerosis
2
cancer
19
cardio-vascular
1
colitis ulcerosa
16
diabetis
9
enfermedad de Crohn
45
enfermedad mitocondrial
1
estreñimiento
7
fibrosis quística de Páncreas
3
fluoración
1
gastroenteritis
13
gluten
67
hepatitis
10
hipotiroidismo
2
infertilidad
1
migraña
19
obesidad
16
otitits
4
prevención caries
1
reflujo gastroesofágico
17
síntomas de la enfermedad celíaca
16
tensión arterial
2
virus
15
vitaminas
19
vómitos cíclicos
15
  • Spanish
  • Catalan
  • English
  • French
  • German
  • Russian